Figura: Secretariado internacional del EITI.

El desarrollo de la confianza continúa siendo un gran desafío.

En junio, Perú alcanzó un hito al publicar su 10º Informe EITI. Esto produce una década de transparencia en los ingresos de las industrias extractivas en uno de los países mineros más importantes del mundo. Mientras Perú se prepara para ser la sede de la próxima Conferencia Global del EITI el 24 y 25 de febrero de 2016, la atención se está volcando a cómo hacer un mayor uso del EITI para desarrollar confianza y seguridad en las industrias extractivas.

El Informe EITI de 2013 es el primer informe completamente desglosado, con información detallada sobre los pagos de impuestos por empresa y por tipo de ingreso. La participación de las empresas ha mejorado continuamente desde que Perú se comprometió a adoptar el EITI en 2006. En los primeros años de creación de informes se observaron dificultades significativas para convencer a todas las empresas que hacen pagos significativos para que participen. Jonas Moberg, jefe del secretariado internacional del EITI elogió a EITI Perú por este hito. ‘El informe completamente desglosado de Perú, tal como lo requiere el Estándar EITI, llega después de un largo camino para hacer participar a las industrias, al gobierno y a la sociedad civil. Esto ha dado como resultado reglas de juego uniformes para la divulgación y contar con Informes EITI oportunos y exhaustivos’.

Los últimos diez años han sido testigo de un crecimiento económico sin precedentes en Perú, con los sectores de minería y gas en el centro de una sólida expansión económica. El PIB de Perú prácticamente se ha duplicado y las industrias extractivas han estado creciendo a una tasa anual sostenida del 5 %. Las exportaciones han aumentado en más del triple y los ingresos del gobierno se han incrementado cinco veces (véase el cuadro de arriba). El Informe 2013 de Perú destaca 60 mil millones de dólares estadounidenses de inversiones potenciales en curso, aunque el resultado es complicado debido a la reciente disminución de los precios de los productos básicos.

Con el crecimiento de la industria, Perú ha sufrido continuas tensiones. Este último mes de mayo, el Gobierno tuvo que declarar un estado de emergencia en algunas áreas. En la inauguración de la reciente Conferencia del EITI para América Latina y el Caribe, en junio, la Ministra de Energía, Rosa María Ortiz, destacó la importancia de convertir la riqueza proveniente de las industrias extractivas en resultados para los ciudadanos. Según la Ministra de Energía, Rosa María Ortiz, “el Gobierno y las empresas han perdido tiempo para recuperar la confianza de las comunidades. Todos concordamos en que EITI Perú, apoyándose en una década de logros, puede contribuir inmensamente a recuperar esa confianza.” Expresó su optimismo en relación con que la experiencia con el EITI, en particular con la transparencia de los ingresos provenientes de pagos subnacionales, ayudaría a fomentar la confianza entre las comunidades afectadas por la minería: ‘Los logros del EITI colocan a Perú en una posición que le permite hacer de la transparencia una práctica valiosa en todos los niveles de gobierno, garantizando que la gobernanza adecuada de las riquezas extractivas se traduzca en beneficios tangibles para todos los ciudadanos’.

Cifras clave para 2013

El informe de 2013 muestra que Perú recibió 5,9 mil millones de dólares estadounidenses de los impuestos a la industria extractiva. Un poco más de la mitad de estos ingresos provino de los hidrocarburos, principalmente el gas, mientras que el resto provino de la minería, con el cobre y el oro como los principales productos. Los ingresos se cobraron a través de impuestos a las ganancias (55%) y regalías (37%). Dos impuestos especiales a la minería incorporados en 2011 representaron casi el 8% de los ingresos.

Pionero en la presentación de informes en la región

En 2013, el 50% de los ingresos totales se transfirieron a las regiones. Las municipalidades recibieron la mayor parte de estos recursos (73%), los gobiernos regionales (departamentos) recibieron el 25% y las universidades locales, el 3%. La totalidad de los 10 informes EITI de Perú han proporcionado detalles sobre cómo se calculan y desembolsan estas transferencias. Dada la importancia de estos recursos para los presupuestos local y regional, EITI Perú está implementando informes regionales piloto en Moquegua y Piura. Estos informes cubrirán la conciliación de esas transferencias entre los gobiernos central y local y arrojará luz sobre la forma en que se gastan los recursos. Hay planes para implementar proyectos piloto en otras regiones.

Fomentar la confianza

Las inquietudes en los niveles locales continúan siendo elevadas. En el lanzamiento del Informe EITI 2013, el Viceministro de Energía, Raúl Pérez-Reyes dijo: ‘este país está
listo para hacer que las industrias extractivas sean más transparentes, no solo diciéndolo sino aplicando altos estándares y responsabilidad social’. Epifanio Baca, miembro de EITI Perú y ex miembro del Consejo del EITI, señaló la gran cantidad de desafíos que falta por asumir: ‘Nuestros informes tienen que ser más puntuales y producidos de forma más eficiente. Además, tenemos que continuar nuestro trabajo para consolidar los procesos del EITI a nivel local, después de los programas piloto de Moquegua y Piura, así como para comenzar a cubrir otras áreas donde también hay demanda de mayor transparencia’.

La próxima Conferencia Global del EITI se llevará a cabo en Lima, Perú, el 24 y 25 de febrero de 2016. Visite eiti.org/es/lima2016 para obtener más información.

Para obtener más información sobre el EITI en Perú, visite la página del país en eiti.org o la página del EITI del país.

Fuente: www.eiti.org

Comparte:

Convocatorias

Destacadas

Redes SECO

Redes Embajada de Suiza en Perú

Video Reciente

Acerca de SECO

La Cooperación Suiza – SECO se ocupa de planificar y aplicar medidas de política comercial y económica en los países en vías de transición y desarrollo, además de en los nuevos estados miembros de la Unión Europea. Sus proyectos pretenden integrar a los países contrapartes en la economía mundial y promover su crecimiento económico de forma sostenible a fin de contribuir de manera eficiente y efectiva a la reducción de la pobreza.